Alerta en La Capilla de La Aurora.

Noticia extraida la edición del Diario de Cádiz del 20/10/2011

Un susto que es una advertencia

La hermandad de Humildad alerta del mal estado de la capilla de la Aurora · Ayer se desprendió un trozo de muro debido a las obras en los nuevos salones de la Prioral

 

     Sobre las diez y media de la mañana de ayer un trozo de muro de la capilla de la Aurora se desprendió debido a las obras de remodelación que se han comenzado a ejecutar en los cuartos traseros de la Iglesia Mayor Prioral. Al parecer, según explicó la hermana mayor de la corporación del Jueves Santo, Yolanda Serpa, una viga se rompió y traspasó el muro. Los trozos cayeron en el interior de la capilla aunque, por suerte, sin que provocaran daños personales ni materiales. Casualidad o no, la noche anterior la hermandad había quitado del lugar donde cayeron las partes del muro el paso de misterio, que está montado, para dejar hueco donde montar el portal de belén. 

     Sin embargo, este incidente ha servido a la hermandad para volver a denunciar el mal estado en el que se encuentra su templo. Serpa asegura que han explicado la situación tanto la autoridad eclesiástica como a la civil (en este caso al alcalde, Enrique Moresco) si haber obtenido una respuesta y, ni mucho menos, "garantías". La hermandad no descarta, incluso, trasladar sus imágenes a otro templo pero quiere hacerlo de manera temporal y, siempre y cuando, se le asegure su posterior regreso a la que es su sede canónica desde finales del siglo XIX. 

     La hermana mayor asegura que hay varios muros con grietas y que en ocasiones han visto como se caen pequeños trozos tanto del techo como de los muros. Mientras tanto, el Ayuntamiento les ha ofrecido la posibilidad de que un arquitecto municipal valore la situación real del inmueble y si hay riesgo o no de un posible derrumbe. "Lo único que nosotros queremos es seguridad de que podemos estar en nuestra capilla", indica la hermana mayor. Cuando se iniciaron las obras de remodelación de los cuartos traseros, que pasarán a ser unos salones parroquiales para los distintos movimientos del primer templo de la ciudad, Humildad advirtió de que la actuación podría afectar a la capilla, especialmente a las dependencias donde tienen guardados sus enseres. En la tarde de ayer estaba previsto que la junta de gobierno de la corporación penitencial mantuviera un encuentro con el párroco de la Iglesia Mayor Prioral, Diego Valle.