Comunicado del Consejo Local de Hermandades y Cofradías.

 

 

Desde este Consejo Local de Hermandades y Cofradías en nombre y representación de las Hermandades tanto de Gloria como de Penitencia que lo conforman, queremos por medio de la presente manifestar lo siguiente: 


La distintas Hermandades de nuestra ciudad son entidades autónomas con plena personalidad jurídica aunque dependientes de la Iglesia Católica, y entre sus fines se encuentra, además de la formación y caridad fraterna, el culto externo a Dios Padre, entre otros medios, a través del profesado a las Imágenes que representan distintas escenas de la Pasión, Muerte y Resurrección de Nuestro Señor, así como a su Santísima Madre la Virgen María en sus diversas advocaciones. De entre todos los cultos celebrados el de más arraigo popular es el que tiene lugar en el tiempo de Semana Santa con sus respectivas Estaciones de Penitencia también conocidas popularmente por “desfiles procesionales”. 

Estas “Estaciones de Penitencia”, si bien son expresión externa de la Fe de un muy numeroso colectivo de nuestra ciudad, no en vano casi 14.000 portuenses forman parte de las listas de hermanos de alguna de nuestras Cofradías, lo que significa aproximadamente el 15% de la población censada en El Puerto de Santa María, se han convertido en una celebración de primer orden en el calendario festivo de nuestra ciudad con una muy arraigada presencia y con unas connotaciones económicas directa o indirectamente generadas por ellas.

Realmente las Cofradías en la calle son expresión  de fe de quienes las organizan y participan en ellas tanto formando parte de sus cortejos como siendo espectadores de las mismas, pero no podemos obviar que a la vez son capaces de llenar plazas y calles de nuestra ciudad de vecinos y foráneos que sin ellas, se desplazarían a otras localidades de nuestro entorno y simplemente no saldrían de sus casas. Esta masiva afluencia de público, tan solo comparable a la Feria de Primavera y Vino Fino, y en menor medida a la Cabalgata de Reyes o celebraciones de Carnaval, ya que estas se limitan a una sola tarde-noche o a un solo fin de semana y no a una semana completa como es el caso de la Semana Santa. Esto supone que nuestras Hermandades son creadoras de una fuente de riqueza para todos de la que las Hermandades ni reciben ni desean recibir nada, para ellas es suficiente el saber que gracias a su labor El Puerto, por el trabajo y movimiento mercantil que generan, recibe una gran inyección económica, que en estos tiempos que corren tan necesaria es para los bolsillos de tantas y tantas familias. Un ejemplo claro lo tenemos en la pasada Semana Santa, en los días en los que las condiciones meteorológicas permitieron las “Salidas Procesionales” El Puerto estaba a rebosar de gentes, mientras que en los que debieron ser suspendidas, en cuanto se anuncio, las calles de El Puerto quedaron semivacías, incluido el Lunes Santo, en el que la lluvia al fin solo se hizo presente en la zona de Valdelagrana.

Las Hermandades de nuestra ciudad, a las que este  Consejo local representa, tan solo piden el reconocimiento a lo que las Hermandades y Cofradías de nuestra ciudad aportan a El Puerto de Santa María, reconocimiento que las autoridades municipales, elegidas democráticamente por el voto de los ciudadanos, estimamos están obligadas a reconocer en forma de una colaboración que hasta la fecha nos parece por lo general escasa y falta de la implicación que la importancia de lo generado por las Hermandades merece. Las Hermandades no piden para ellas, sino para el conjunto de la ciudadanía, pues la eliminación de obstáculos que impiden el normal desarrollo de las distintas Estaciones de Penitencia, y la adecuación de los medios empleados, vallas de protección dignas y apropiadas a la solemnidad de lo celebrado, no de obra o con un deterioro más que apreciable (en la “motorada” y en número de cientos se reparten por toda la ciudad y en Semana Santa tan solo serian necesarias unas decenas de ellas), personal de seguridad (en otras fiestas de la ciudad se montan dispositivos de protección ciudadana y de emergencia sanitaria exprofeso mientras que en Semana Santa tan solo se cuenta con escasos efectivos de Policía Local que realizan una labor encomiable y entregada y a los que no se puede pedir más de lo que hacen), y podríamos continuar con otros muchos detalles que denotan la poca importancia que parece merecen nuestras Hermandades para el conjunto de los que nos gobiernan. Medidas como las demandadas por la Hermandades de nuestra localidad, no podemos olvidar que son el mayor colectivo asociativo presente en nuestra población, no solo beneficiarían a las Hermandades, sino y sobre todos a nuestra ciudad, y consideramos que ya es hora de hacerlas realidad, sin tantos y tantos impedimentos como hasta la fecha encontramos ante nuestras peticiones. Peticiones que como se deduce del presente escrito no recaen en la vida diaria y cotidiana de las Hermandades ni en su necesaria financiación, sino en la celebración de una fiesta que es de todos y sobre todo, que beneficia enormemente a nuestro pueblo tan necesitado de actividades que activen, aunque solo sea por unos días, su economía.

 

 

En El Puerto de Santa María, a 19 de abril de 2012