Firma del Contrato, del primer hebreo para el paso de misterio.

 

 

En la tarde del Miércoles 31 de Octubre, se procedió a firmar el contrato por parte de Nuestro Hermano Mayor y el escultor portuense Ángel Pantoja, para la realización de uno de los primeros Hebreo, que acompañaran a nuestro Señor Jesucristo en el paso de Misterio.

 

      La figura en cuestión representa al discipulado. En el Nuevo Testamento esta palabra tiene varias acepciones. En general el que recibe la enseñanza de un maestro (Mt 10,24; Lc 6,40). En un sentido más restringido, el que se adhiere a una doctrina y vive conforme a ella. En este sentido los profetas tenían sus discípulos, así como los fariseos (Mt 22,16; Mc 2,18) y Juan Bautista (Mt 9,14; 11,2). En sentido estricto, en los evangelios, discípulos son los apóstoles (Mt 10,1; 11,1; 28,16) y también u grupo mayor, que se adhirió y, en parte, le seguía continuamente (Mc 22,15; Lc 7,11). Entre estos últimos también se encontraba algunas mujeres.

 

      En el libro de los Hechos de los Apóstoles, discípulos son todos los que abrazan la fe de Jesús, de suerte que discípulos viene a ser los mismos que cristiano (Hch 6,1; 9,19). En este sentido, la misión de los discípulos consiste en ser sal de la tierra (Mt 5,13-16), en seguir constantemente a su Señor, sobre todo en el camino de la pasión, renunciando incluso a lo que más se quiere (Lc 14,26). Todo el mundo reconoce a los discípulos de Jesús en el amor que se tienen (Jn 13,35).

 

       Con la inclusión de esta figura, la hermandad hace suyos todos estos valores del discipulado.

 

Momentos de La Firma del Contrato.